Hablemos de Salud Mental

Introducción
Cuando hablamos de salud mental pensamos en un estado de bienestar que permite a las personas hacerle frente a los retos de la vida a partir de sus capacidades, para contribuir de manera positiva con su entorno familiar y comunitario, así como para ser productivos en el trabajo y el estudio.

Hoy se sabe que la calidad de la vida emocional tiene un impacto positivo en todas las actividades y en las relaciones. Sentirnos bien, permite disfrutar la vida, adaptarnos al ambiente en el que vivimos y desarrollar capacidades y habilidades que nos ayuden a sobrevivir.

Sin embargo, también se sabe que los síntomas de una salud mental deficiente afectan no sólo la salud física sino el funcionamiento general como individuos. La pérdida de la salud mental generalmente se acompaña de sufrimiento, sin embargo, con la adecuada atención médica y terapéutica, las personas afectadas pueden llevar una vida productiva e integrada a la sociedad.

Por tanto, cuidar y atender nuestra salud mental nos ayudará a vivir de manera más plena.