¿Cómo manejar la ansiedad generada por la cuarentena?

El brote del COVID-19 puede resultar estresante para buena parte de la población. El temor y la ansiedad con respecto de una enfermedad, tal y como la estamos viendo, pueden ser agobiantes y generar emociones confusas e intensas.

Compartimos aquí algunos aspectos importantes sobre la ansiedad y su manejo.

Reacciones que puedes presentar:

  • Temor y preocupación por tu salud y la de tus seres queridos
  • Cambios en los patrones de sueño como dificultad para dormir
  • Problemas para mantenerte concentrado en una actividad
  • Cambios en tus hábitos alimenticios
  • Irritabilidad
  • Sensación de desconcierto
  • Agravamiento de problemas de salud crónicos
  • Mayor consumo de alcohol, tabaco y otras drogas
  • Incremento de los síntomas en personas con algún padecimiento mental

Todos reaccionamos de forma diferente ante situaciones de crisis… ¿Quiénes pueden presentar reacciones más intensas?

  • Adultos mayores con enfermedades crónicas puesto que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del virus
  • Niños y adolescentes
  • Personal de asistencia médica, hospitalaria y de emergencia
  • Personas con algún padecimiento mental incluidos los trastornos por consumo de sustancias

¿Cómo lidiar con la ansiedad?

  • Hacer prácticas de atención plena, por ejemplo: sentándote en silencio y enfocándote en tu respiración y tus sentidos. También puedes intentar darte un baño con agua tibia-caliente, sentir cómo cae cada gota de agua en tu cuerpo y escuchar con atención el ruido que hace al caer de la regadera… ¡ojo con el cuidado del medio ambiente!
  • Seguir las indicaciones de los expertos, informarte con fuentes confiables.
  • Identificar las emociones en tu cuerpo y aceptarlas tal y como son, puedes repetir frases como: “Calma, esto pasará… es una sensación y una situación temporal con fecha de inicio y fin”.
  • Aceptar la ansiedad como una de las muchas emociones que tienes. No la ignores, no luches contra ella, no la rechaces ni la temas. No te juzgues por sentirla. Sé amable contigo y date permiso de ser humano.
  • Mantener la perspectiva de lo que sucede y no fijarte únicamente en lo negativo; pregúntate, por ejemplo: ¿qué bueno está ocurriendo en mi vida?, ¿qué positivo está pasando?
  • Practicar la consciencia o atención plena y enfocarte en el HOY, AQUÍ Y AHORA. La respiración abdominal o diafragmática es la principal herramienta para regresar al presente. Prueba ejercicios de este tipo, son sencillos y útiles para aplicar en cualquier lugar o momento.
  • Mantener contacto con tus seres queridos y con las personas que te hagan sentir vivo y positivo. Dedica un tiempo en tu agenda para esto, es prioritario que cuides de ti.
  • Agradecer, la gratitud tiene efectos positivos en la salud física y mental. Envía un mensaje de agradecimiento a algún ser querido. Intenta una carta escrita a mano.
  • Dedicar, tantas veces como sea necesario, cinco minutos a observar algún elemento de la naturaleza, esto puede mantenerte conectado con el presente y hacerte sentir mejor emocionalmente.
  • Intentar mantenerte lo más activo posible, el ejercicio físico relaja y también es un canal para liberar energía.
  • Pedir ayuda si sientes que la ansiedad te rebasa. Permítete pedir ayuda y recibirla de la misma forma en la que tú lo haces con los demás.
  • Descargar música que te haga sentir relajado, ejercicios de respiración o podcasts sobre meditación u otro tema que hable de todo, menos de la contingencia. También puedes descargar en tu celular aplicaciones para ayudar a regular tus emociones.

Lo más importante es que recuerdes que todo esto: las emociones, las sensaciones, los pensamientos y la crisis… pasarán.

Si necesitas apoyo para tratar este tema puedes hacerlo con nuestros psicólogos en línea.