Duelos y pérdidas

El duelo es la reacción natural que todas las personas vivimos ante una pérdida. Aunque se trata de una experiencia universal es a la vez personal y las particularidades del duelo varían según la naturaleza de la pérdida. Algunos ejemplos de pérdidas: la muerte de un ser querido, del empleo, de la salud, de bienes materiales, de la independencia o de alguna relación importante.

Dependiendo de la pérdida, el duelo puede durar meses o años; sin embargo, lo esperado es que el dolor se atenúe con el paso del tiempo en la medida en que las personas se adaptan a vivir en sus nuevas circunstancias.

Hay cinco etapas que, en teoría, atraviesan las personas que enfrentan algún duelo y surgen desde que son conscientes de la pérdida hasta que aceptan su nueva situación. Estas, que no aparecen siempre en el mismo orden, son:

Negación

Se intenta negar la realidad de que alguien o algo ya no está con nosotros. Esto permite “amortiguar” el golpe y aplazar parte del dolor que produce el hecho. La negación no se puede sostener de manera indefinida por lo que, tarde o temprano, se abandona esta etapa.

Ira

En este momento predomina la rabia y el resentimiento resultado de la frustración que produce saber que se ha perdido a alguien o algo y que no se puede hacer nada para revertirlo. Esta etapa conlleva una carga emocional muy fuerte por lo que es frecuente que surjan estallidos de ira.

Negociación

Esta etapa ofrece a la persona la fantasía de estar en control de la situación, pues se juega con la idea de revertir el proceso de la pérdida negociando con entidades divinas o sobrenaturales, por ejemplo: para hacer que una muerte no suceda, ofrecer a cambio modificar el estilo de vida o alguna actitud. Como esta etapa no encaja con la realidad, tampoco puede prolongarse mucho tiempo.

Depresión

Esta ocurre cuando se aterriza en el presente y se hace contacto frontal con el dolor y el vacío que deja la ausencia de la persona u objeto perdido. Aparece una profunda tristeza que lleva a encarar lo irreversible de la muerte y la nueva realidad. En esta etapa, las personas suelen pensar que nunca saldrán de ese estado de tristeza y melancolía.

Aceptación

Se trata del momento en el que finalmente se acepta la pérdida y el hecho de que las cosas no volverán a ser iguales. Además, se asume que el sentimiento de superación está bien. Poco a poco se va recuperando la capacidad de experimentar alegría y de retomar la vida con normalidad.

Lo esperado es que el sentimiento de pérdida se vaya transformando a medida que va atravesando las distintas etapas. Eventualmente será posible reconciliarse con la nueva realidad postpérdida y seguir adelante con una salud mental en equilibrio.

Duelo patológico

Cada persona tiene su tiempo y su forma de afrontar los duelos pero el orden y la duración de las etapas son variables. Sin embargo, cuando no se logra superar las etapas un año después de la pérdida, puede que estemos atravesando por algo que se llama duelo complicado o duelo patológico. El duelo complicado es un estado de aflicción constante e intensificado que no permite recuperarse.

Signos y síntomas del duelo complicado

    • Tristeza profunda, dolor y pensamientos constantes sobre la pérdida o el ser querido
    • Falta de concentración
    • Atención extrema a los recuerdos del ser amado o anulación de los recuerdos
    • Deseo o añoranza intensos y persistentes de la persona o el objeto perdido
    • Aislamiento
    • Falta de confianza en otros
    • Incapacidad para disfrutar la vida
    • Sentimiento de que la vida no tiene sentido ni propósito
    • Problemas para aceptar la muerte
    • Problemas para continuar con la vida cotidiana
    • Deseos de haber muerto junto con el ser querido
    • Creencia de que pudo haber evitado la muerte

Si sientes que no has podido aceptar una pérdida y te identificas con los síntomas del duelo complicado o patológico al menos un año después de tu pérdida, acude a un profesional de la salud mental o pide ayuda con uno de nuestros psicólogos en línea e inicia un proceso de psicoterapia que te ayudará a sanar y retomar tu vida.

Si necesitas apoyo para tratar este tema puedes hacerlo con nuestros psicólogos en línea.