Manejo del estrés

Las personas podemos estresarnos por cosas negativas (ser testigo de un ataque, presenciar la muerte de alguien, perder el trabajo) y también por cosas positivas (una promoción laboral, la llegada de un hijo nuevo o la apertura de un nuevo negocio). Pudiera tratarse de un evento repentino o bien, una situación en curso.

Cuando respondemos al estrés, se liberan hormonas y sustancias químicas nerviosas para ayudarnos a sobrellevar la situación. Pero si estamos estresados crónicamente, estos cambios físicos pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

Tanto los eventos que causan temor como las preocupaciones provocan respuestas de estrés. Es posible experimentar niveles crónicos de estrés sin estar conscientes, pero estos al final afectan nuestras emociones y acciones de manera problemática, como lo que nos lleva a actuar impulsivamente, sentirnos irritables o reactivos.

El estrés puede llegar a ser muy agotador si no lo regulamos, por esto es necesario tomar medidas saludables para reducirlo.

¿Qué puedes hacer para manejar el estrés de mejor manera?

Una forma de disminuirlo es basarse en el presente a través de la atención plena o atención consciente; esta es una gran opción para reconectar con el momento presente, el aquí y ahora.

Practica la atención plena sentándote en silencio y enfocándote en tu respiración y tus sentidos.

Es recomendable reducir la cantidad de tiempo que inviertes para ver o leer noticias sobre el mismo tema, plantea un límite.

Es mejor enfocarse en otra actividad que sea de tu agrado como: cocinar un postre, leer un buen libro, ordenar “el mueble con cosas” que siempre dices que ordenarás.

También será de mucha utilidad hacer limpieza de tu clóset y seleccionar la ropa que ya no usas; en cuanto pase la contingencia sanitaria podrás donarla y así darás mayor sentido positivo a esta situación.