Salud sexual

Un aspecto importante que conforma parte del desarrollo humano, pero, del que poco se habla, es la sexualidad. Nuestra sexualidad nos acompaña durante todas las etapas de la vida.

La salud sexual es importante para mantener un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad.  Implica una mirada respetuosa y positiva sobre la sexualidad y las relaciones sexuales. También se enfoca en la posibilidad de tener una vida sexual segura, libre de riesgos y placentera, es decir, libre de actos obligados, forzosos, discriminatorios o violentos.

Planear tu vida con consciencia de lo que implica la salud sexual, te puede ayudar a mantener relaciones saludables, cuidarte de los factores de riesgo como adquirir una infección de transmisión sexual y lograr una adecuada planificación familiar. Una de las principales herramientas para poder lograr lo anterior es informarse y actuar con responsabilidad. También es clave mantener una adecuada y clara comunicación con respecto al tema.

Factores que aumentan el riesgo de adquirir o empeorar una Infección de Transmisión Sexual (ITS):

  • Practicar relaciones sexuales sin protección
  • Tener contacto sexual con varias parejas
  • Poseer antecedentes de alguna Infección de Transmisión Sexual (ITS)
  • Tener relaciones o actividad sexual de manera forzosa
  • Abusar de alcohol o drogas

Principales Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)

Las ITS son causadas por más de 30 bacterias, virus y parásitos distintos y existen muchas, a continuación, algunas de las principales:

  • Clamidiasis
  • Herpes
  • Verrugas genitales
  • Gonorrea
  • Hepatitis B
  • VIH y SIDA
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (PID)
  • Ladillas
  • Sífilis
  • Tricomoniasis

Prevención Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)

Las enfermedades o infecciones de trasmisión sexual son infecciones usualmente contagiadas a través de un contacto sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral, sin protección con una persona infectada. Algunas también se pueden transmitir por otras vías como la sangre y los hemoderivados.

Algunas ITS como sífilis, hepatitis B, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), clamidiasis, gonorrea, herpes y virus del papiloma humano (VPH), pueden ser transmitidas de madre a hijo durante el embarazo o parto. Ciertas enfermedades suelen tener síntomas visibles y latentes; de igual forma, existen infecciones que son asintomáticas, es decir, no poseen síntomas visibles o bien no causan síntomas, eso significa que existen muchas personas que poseen una ITS y no lo saben. Por esto debemos estar pendientes y utilizar métodos de protección y anticonceptivos para reducir el riesgo de contagio.

Principales métodos anticonceptivos:

  • Anticonceptivos orales en combinación (pastilla o píldora)
  • Implantes
  • Progestágeno inyectable
  • Inyectables o anticonceptivos mensuales
  • Parches anticonceptivos
  • Dispositivo Intrauterino (DIU)
  • Condón masculino
  • Condón femenino
  • Esterilización masculina (vasectomía)
  • Esterilización femenina (ligadura de las trompas; salpingectomía)
  • Método de amenorrea del amamantamiento
  • Píldoras anticonceptivas de emergencia
  • Métodos de días fijos
  • Método de la temperatura basal corporal
  • Método de los dos días
  • Método sintotérmico
  • Método del calendario o del ritmo
  • Marcha atrás (coitus interruptus)

Lo más importante es que recuerdes y tengas presente que todas las personas poseen el derecho de elegir libremente sus opciones y preferencias dentro del tema de la salud sexual y reproductiva.

Te invitamos a acudir a tu centro de salud más cercano para poder informarte, conocer cuál es la mejor opción para ti y poder ejercer de forma responsable y oportuna una vida saludable.